Para aquellos que tengan sus pasajes hacia la ciudad catalana, en ésta nota destacaremos los lugares más interesantes a la hora de moverse por cada uno de los puntos que vale la pena disfrutar.

Un detalle importante es la característica multicultural que ofrece la ciudad con 97% de habla hispana y un 60% también domina el catalán. Según especialistas en turismo, viajar a Barcelona es una experiencia única ya que se ubica como la sexta mejor ciudad en un ranking liderado por París.

La cultura local será enriquecedora producto de sus calles, gastronomía y población. El Musu d´História de Barcelona (MUHBA) mantiene el patrimonio de la ciudad, como también lo hacen el Born Centre Cultural y el Museu Marítim construidos luego de la Guerra Civil.

La mejor versión de la gastronomía catalana tendrá lugar en la taberna Euskal Etxea donde se degustan los pintxos, versión vasca de las tapas, mientras que las tapas locales del Jabalí o Esquinica son deliciosas. En La Pepita o Calders la vedette de la tarde-noche será el Vermut.

Los locales de música en Barcelona son una alternativa para el fin de semana. La Sala Apolo o Razzmatazz son imperdibles. El Gran Teatre del Liceu, el L’Auditori con música clásica y el Palau de la Música Catalana, conocido por su arquitectura moderna, son sorprendentes. Los festivales tienen su protagonismo, destacando el Primavera Sound, el Festival Internacional de Jazz de Barcelona y el conocido Sonar.

Espacios para el arte y la cultura en Barcelona suman seguidores. Los jardines del Teatre Grec, la Fundación Joan Miró, la galería de arte Museu Nacional d’Art de Catalunya, así como las galerías más pequeñas de la ciudad, como Toni Tàpies y la Galería 3 Punts, merecen la visita de cualquier trotamundos amante del buen arte.

El urbanismo de la ciudad evolucionó desde la época romana y testigo de esto es el casco antiguo con el Cardo Maximus y el Decumanus que culminaban en el antiguo foro romano lugar que hoy es reemplazado por la plaza San Jaime. Las murallas de la calle Aviñón, Borne o Raval también son esbozos de lo que alguna vez fue y ya no es.

Joyas arquitectónicas de Barcelona

La historia arquitectónica como las columnas del templo de Augusto o el Monasterio de San Pablo del Campo, son obras que persisten en pie desde el imperio romano. Del período medieval se conservan piezas destacadas del arte gótico como la Catedral Santa Cruz, Santa Eulalia de Barcelona, la Basílica Santa María del Mar y la Iglesia Santa María del Pino con la torre campanario.
De la época medieval, el salón de Tinell, el Palacio del Lloctinent y el Palacio de la generalidad de Cataluña son acogedores, al igual que el Museo Picasso.

La actualidad también tiene su lugar gracias a las obras de suma calidad como el Hospital Santa Cruz, el Palacio de la Música catalana, la Casa Macaya, el Templo expiatorio de la Sagrada Familia, la casa Milá y el Parque Güell, obras de Antonio Gaudí el arquitecto modernista más reconocido y afamado.

Los parques también tienen su lugar en Barcelona: el Parque Güell, en el distrito Gracia, el Montjuic en plena montaña, el parque de la Ciudadela en el epicentro de la ciudad junto al Parlamento de Cataluña y el zoológico local.
El parque Diagonal Mar y el Parque del Fórum, cuna del Fórum Universal de las Culturas en 2004 o el Parque Central de Nou Barris completan los atractivos turísticos más destacables de la zona.

Las dos montañas locales se transformaron en miradores como el de Montjuic junto al puerto lugar que comparte junto al castillo militar que vigila la entrada a la ciudad desde el mediterráneo. El Tibidabo completa el otro mirador en la parte alta de Barcelona, a la cual se puede acceder vía tranvía o teleférico para disfrutar de la vista privilegiada del parque de atracciones homónimo y la Torre de Collserola.

Bogotá

Si decidís mirar para Sudamérica, Colombia tiene su belleza en la capital. Bogotá es la Capital de la República de Colombia y del departamento de Cundinamarca, es el núcleo político, económico, cultural y turístico del país.

Ubicada a 2640 metros sobre el nivel del mar, se encuentra emplazada sobre una llanura donde antiguamente existía un lago, y abrazada por cerros lo que la transforman en una perla natural con un clima magnífico que oscila entre los 6° y 22° Centígrados, temperatura ideal que genera una atmósfera increíble en Bogotá, Colombia.

Cuna de filósofos como Miguel Caro y Rufino Cuervo, y declarada como la Capital mundial del libro en 2007, por la Unesco; la oferta cultural está garantizada gracias al Teatro Colón, los festivales musicales al aire libre que abarcan desde el Rock hasta la Salsa  y la perla arquitectónica de la Biblioteca Virgilio Barco, cuya terraza ofrece una vista panorámica de Bogotá. Además el abanico contiene pedazos de historia como el Museo Nacional de Colombia, el Museo de Oro y el Museo Botero, donde pueden encontrarse las 123 obras del pintor y escultor Fernando Botero.

Por otra parte, la gastronomía también ofrece variantes: Usaquén, La Macarena y la Candelaria proponen los típicos platos locales, como el ajiaco, la mazmorra y el tamal con chocolate.