La isla de Barú es uno de los lugares idílicos que muchas veces soñaste despierto. Entre Playas de arena blanca bañadas por agua turquesa del mar Caribe, la “Isla” como la conocen en Cartagena, es uno de los lugares más solicitados para las próximas vacaciones veraniegas.

Separada del pueblo de Pasacaballos por el Canal del Dique, Barú se encuentra a 45 minutos de Cartagena por vía marítima y a través de las constantes lanchas que van y vienen por las aguas que rodean la ciudad amurallada. Otra opción viable para llegar es por vía terrestre y a través del puente construído en 2014.

Una vez instalados en Barú, Playa Blanca es la única playa pública de la zona ya que predominan las playas privadas como la del hotel Decameron Baru, sitio ideal para alojarse en las vacaciones colombianas que se completarán con turismo aventura, snorkel, rafting y buceo para admirar la gran fauna marítima de Barú.

Sin embargo, cuando cae la noche ocurre uno de los fenómenos más particulares del mundo por lo que tendrás que dejar por un rato tu lujosa habitación de la cadena Decameron. En el archipiélago Islas del Rosario se encuentra el plancton luminoso que decora las playas de un tono azulado impactante que no te podés perder. El suceso se da gracias a una alga llamada Noctiluca o “chispa de mar” que provoca los destellos azulados tras activarse con el oleaje y la ausencia del sol.

SONY DSC