Ubicada al sureste de Florida, Miami se transforma año a año en uno de los puntos turísticos más visitados por curiosos de todas partes del mundo que se acercan para disfrutar de las mejores playas, compras a precios baratos, barrios multiculturales y mansiones de lujo.

A la hora de emprender los diversos tours por la “ciudad limpia”, según la revista Forbes en 2008, muchos son los puntos que merecen la pena ser visitados por lo que la agilidad será fundamental a la hora de la travesía.

En materia de playas, South Beach será la primera opción para afrontar las temperaturas tropicales de Miami, entre arena blanca, aguas cristalinas y templadas, palmerales, skaters, fisicoculturistas o modelos. Para los que prefieran la calma deberán visitar las playas del sur ya que las muchedumbres se centralizan en las inmediaciones de Ocean Drive.

Lincoln Street y  Avenida Washington serán los mejores lugares para realizar compras a precios muy baratos, como así también degustar los mejores cócteles y platos de Española Way, un sector mediterráneo de art Decó donde predominarán los pasajes, balcones de tono salmón. La ex mansión de Gianni Versace será otro punto en el camino en el cual valdrá la pena detenerse, actualmente se encuentra dividida en un restaurante y un hotel boutique.

Alejándose de Ocean Drive, la ciudad de Miami se divide en 13 barrios con rasgos propios y diferentes etnias que conviven generando una multiculturalidad característica de este enclave entre los Everglades y el Atlántico.

El corazón es Downtown Miami e incluye Brickell, Virginia Key, Isla Watson y el puerto de Miami que recibe a la mayor cantidad de cruceros del mundo.

Al sur, se destaca Coral Way, un barrio histórico residencial que data de 1920 que comunica el centro con Coral Gables nicho de impresionantes mansiones con extensos jardines y la Venetian Pool, una piscina rodeada por cascadas, grutas y rocas.

Por su parte, en Coconut Grove se encuentra el ayuntamiento, el teatro homónimo, el centro comercial CocoWalk y múltiples bares, restaurantes y tiendas.

Yendo hacia el oeste se encuentra Little Havana, orgullo de los cubanos que llegaron a estas tierras en búsqueda del sueño americano. La mítica calle ocho será el núcleo principal de este barrio que agrupa restaurantes cubanos y tiendas que son réplicas al país centroamericano. Las casas con sillas mecedoras en los porche, aire a tabaco entremezclado con café y la música latina serán el complemento perfecto para disfrutar de la pequeña Habana.