La pequeña isla bañada por el mar Caribe perteneciente al departamento de La Providencia continúa en apogeo gracias a las múltiples excursiones, actividades y paisajes paradisíacos.

Las inversiones en materia turística no cesan en la región y así lo expresó Jürgen Stutz, vicepresidente comercial de la cadena hotelera Decameron Hotels & Resort quien expresó “hemos empezado en 2017 y seguirá en 2018, tenemos designados 60 millones de pesos para las transformaciones que estamos realizando en los hoteles”, manteniendo la tónica en materia de inversión.

En cuanto a San Andrés, afirmó “Lo que nosotros estamos haciendo es transformando nuestros hoteles, como el Maryland, para que sea un hotel moderno, casi nuevo, potenciando al máximo las posibilidades para que las habitaciones de Decameron San Andres sean garantía de confianza.

El archipiélago de San Andrés Se encuentra a 700 km de la costa colombiana, un rodeado por las cálidas aguas del Océano Atlántico y mar Caribe. Formada por restos volcánicos, cruzada por sierras bajas donde se destaca el Cerro La Loma a 85 metros de altitud.

Al noroeste presenta una gran barrera de coral, tercera a nivel mundial  y varios cayos, con  rica fauna y flora marina, que la transforman en la biosfera seaflower protegida por la UNESCO.

Disfrutar el estilo isleño será tarea sencilla: North End concentra la zona hotelera, comercial, bancaria y gubernamental de la isla. El ritual de iniciación al compás del Raga Raga, baile tradicional de los locales, será la vedette de la Casa Museo isleña y el barrio La Loma donde el mirador de la iglesia permitirá apreciar la vasta extensión del mar Caribe.

Otro de los enclaves que no pasan inadvertidos es la playa de Cocoplumbay, frente al Cayo Rocoso. Allí, la arena blanca es empapada por los verdes azules del mar generando el famoso mar de los siete colores que se rodea con la cadena hotelera Decameron, cuyos servicios garantizan el máximo confort para aquellos que desean relajarse y liberarse del estrés.