Cartagena es hoy una de las principales zonas turísticas del país y es reconocida por la Ciudad Amurallada, el Castillo de San Felipe de Barajas, el Camellón de los Mártires, Las Bodegas, la Catedral Basílica Metropolitana de Santa Catalina de Alejandría, entre otros. Por estos atractivos turísticos, fue declarada por la Unesco, en 1984,  como Patrimonio de la Humanidad y en 1991 fue nombrada como Distrito Turístico y Cultural.

Aun así, la ciudad “fantástica”, como es llamada, celebra su cumpleaños ante indicadores socioeconómicos negativos y una complicada situación política, pues en poco más de seis años ha tenido 10 alcaldes, debido a la alta corrupción.

Según el exconcejal de Cartagena, David Múnera, esta ciudad es la tercera capital del país con mayor índice de pobreza. Más del 60% de su mano de obra es informal y de 100 estudiantes que inician su formación académica, solo 52 terminan el bachillerato. Asimismo, su movilidad se está deteriorando, debido a los incumplimientos de las cláusulas contractuales de los operadores de Transcaribe. Además, los centros de salud en los barrios están abandonados y muchos de ellos cerrados.

De esta manera, se espera que de la mano del turismo, los paquetes, el alquiler de hoteles en Cartagena y los ingresos comerciales generen mayor equidad para el pueblo cartaginense.

Aprovechando las nuevas rutas turísticas recientemente inauguradas en Colombia, el alquiler de hoteles en Villavicencio será la mejor opción a la hora de recorrer la ruta “Desde la puerta del llano” que además incluye Puerto López y Puerto Gaitán. El alba y la caída del sol serán los mejores ingredientes para combinar con la gastronomía, la cultura, las tradiciones, la biósfera y demás elementos que interaccionan para generar una experiencia multisensorial que hará inolvidable el recorrido. Entre compases de arpa la gastronomía será una parada obligada en la llanura, corazón del departamento del Meta.