Para aquellos que tengan sus pasajes hacia la ciudad catalana, en ésta nota destacaremos los lugares más interesantes a la hora de moverse por cada uno de los puntos que vale la pena disfrutar.

Un detalle importante es la característica multicultural que ofrece la ciudad con 97% de habla hispana y un 60% también domina el catalán. Según especialistas en turismo, Barcelona se ubica sexta en un ranking liderado por París.

La cultura local será enriquecedora producto de sus calles, gastronomía y población. El Musu d´História de Barcelona (MUHBA) mantiene el patrimonio de la ciudad, como también lo hacen el Born Centre Cultural y el Museu Marítim construidos luego de la Guerra Civil.

La mejor versión de la gastronomía catalana tendrá lugar en la taberna Euskal Etxea donde se degustan los pintxos, versión vasca de las tapas, mientras que las tapas locales del Jabalí o Esquinica son deliciosas. En La Pepita o Calders la vedette de la tarde-noche será el Vermut.

 

Los locales de música en Barcelona son una alternativa para el fin de semana. La Sala Apolo o Razzmatazz son imperdibles. El Gran Teatre del Liceu, el L’Auditori con música clásica y el Palau de la Música Catalana, conocido por su arquitectura moderna, son sorprendentes. Los festivales tienen su protagonismo, destacando el Primavera Sound, el Festival Internacional de Jazz de Barcelona y el conocido Sonar.

Espacios para el arte y la cultura en Barcelona suman seguidores. Los jardines del Teatre Grec, la Fundación Joan Miró, la galería de arte Museu Nacional d’Art de Catalunya, así como las galerías más pequeñas de la ciudad, como Toni Tàpies y la Galería 3 Punts, merecen la visita de cualquier trotamundos amante del buen arte.

De esta manera, las vacaciones en Barcelona tendrán muchos motivos como los que mencionamos que transforman a la ciudad en un enclave destacado para aprovechar.