Según la Agencia Europea de Estadísticas (Eurostat), el antiguo continente captó en 2017 el 70 por ciento del turismo chino en cuatro países de la Unión Europea.

La entidad reveló que los destinos favoritos fueron Gran Bretaña con el 31% de masividad, Italia con el 18%, Francia contó con un nada despreciable 13%  mientras que Alemania englobó al 10% del total.

Apenas por detrás de ellos quedó España, seguido de cerca por Austria, Grecia y República Checa como las otras naciones más beneficiadas por la ola de viajeros asiáticos.

Por su parte, América tuvo a Estados Unidos como el rumbo más preferido por lo que recibió el 19% del total de curiosos. Rusia no tuvo buenos índices ya que apenas rozó el  5%, similar a lo ocurrido con los Emiratos Árabes y Marruecos.

De esta manera, la tendencia de los chinos a elegir países de América u Oceanía se vio en franco descenso y Europa comienza a aflorar como el territorio predilecto por su oferta multicultural, diversidad de paisajes y la facilidad para moverse entre un estado y otro gracias al alquiler de autos en Europa que permite cruzar las fronteras sin inconvenientes para aquellos que desean recorrer cada uno de los rincones que la Unión Europea tiene para ofrecer.