Sea por tierra, mar o vía aérea el mar de los siete colores deslumbra a aquellos que eligen esta joya colombiana para disfrutar de las vacaciones.
Recorrer San Andrés será tarea sencilla y corta ya que dar la vuelta a la isla demorará apenas dos horas a través de mototaxi, bus o taxis, aunque también podrán alquilarse carros de golf y mulitas hasta las 18 horas.

El mar caribe domina la isla en cada rincón y combinado con el amanecer turquesa o el atardecer rosa formarán un mosaico natural que dejará hipnotizado a cada uno de los huéspedes del archipiélago.

A la hora de la gastronomía habrá cangrejos, langostas, chipirones, mejillones, langostinos y el más típico de todos: el pescado rondón, un filete de pescado que lo acompañan banana y tortas de harina.

Para aquellos que se preguntan que hacer en San Andres, además de relajarse debajo de los cocoteros rodeado de arena blanca,  el recorrido por la Cueva de Morgan será la principal actividad ya que consta de un complejo que agrupa el Museo del Coco, el Museo del Pirata y finalmente la gruta donde, según cuenta la leyenda, el célebre pirata Henry Morgan ocultó el tesoro que le saqueó a los españoles.

Otra actividad posible será la de nadar con mantarrayas y tocarlas en el acuario de San Andrés, aunque la visita a la isla de Johnny Cay será otra de las variantes para aprovechar.

Admirar Johnny Cay resultará tarea sencilla ya que es el cóctel perfecto entre entretenimiento, gastronomía y paisaje, combinando exquisitos platos a muy buen precio, con shows en vivo de música caribeña, reggae, y un Coco Loco como coctail ineludible, receta asegurada de placer.

Para los amantes del agua y su flora, el snorkeling, jet sky, y el bote banana constituyen las mejores variables para experimentar de las profundidades y la ecología marina con Mantarrayas, algas, peces y numerosos invertebrados. Mientras que para aquellos que prefieran la calma, las caminatas por la playa bordeando la isla, permitirán admirar formaciones coralinas que generan pozos de agua que se fusionan al mar Caribe, un paisaje digno de una deidad.

Sin embargo, Johnny Cay también encierra perlas cercanas como la Playa de Spratt Bight: la principal de la isla, ubicada en North End. Con 450 metros arena clara, es el lugar adecuado para disfrutar del sol, paseos en lancha y el agua transparente. Mientras que hacia la zona oriental  de San Andrés Haynes Cay y Rose Cay y su acuario son dos citas impostergables.