Semana Santa trajo consigo buenas noticias para el sector turístico de Colombia que se vio claramente beneficiado y uno de los puntos que mayor afluencia local y extranjera recibió fue Manizales que lo colocaron como el segundo enclave más visitado del país, con una ocupación hotelera del 95.3%, altísima al igual que los diversos hoteles decameron Colombia.

Es por ello que las autoridades municipales, gremios de comerciantes y habitantes buscan nuevas estrategias para potenciar a la urbe como una de las capitales nativas del turismo.

Por este motivo la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) y la alcaldía de Manizales, a través de la Secretaría de Secretaría de TIC y Competitividad, se unieron para realizar dos estrategias que impulsarán el turismo y el consumo de los visitantes en la ciudad, que en parte permitirán tener en la próxima temporada de vacaciones, un buen número de turistas.

Ambas estrategias se centran en el fortalecimiento comercial del casco histórico, que es uno de los lugares más visitados por los turistas.

“Este año con la Alcaldía tomamos la decisión de concentrar muchos esfuerzos en el centro porque realmente vemos ese potencial que tiene. Nosotros tenemos un centro con unas características especiales”, explicó Gloria Patricia Arias, directora de Fenalco Caldas. Mientras que agregó: “tenemos una colección de arquitectura republicana y creo que mucha gente no es consciente de eso. Hay que recalcar nuestros valores agregados y la oferta de valor que podemos dar a través del centro histórico”.

La primera de las estrategias tiene que ver con el comercio, donde se intervendrán más de 1.000 establecimientos en los sectores de calzado, cuero, manufactura, textiles y confecciones.

​“Queremos que en el centro tengamos un trabajo fortalecido con este tipo de almacenes, que sea muy agradable a la vista del turista y que realmente podamos hacer que invierta un poco más en el municipio”, contó María Magdalena Builes Giraldo, secretaria de TIC y Competitividad de Manizales.

La segunda táctica está enfocada en los locales especializados en café. Se escogieron 16 cafeterías para hacer un proceso de mejoramiento en cuanto a calidad y atención al cliente. Ambas cosas con un solo objetivo: garantizar el café de máxima calidad posible.

Para ello se quiere posicionar un producto que identifique la ciudad, para cuando una persona vaya a uno de estos locales, en vez de pedir un espresso o un americano, pida un Manizaleño y “se garantice que se está tomando el mejor café del mundo”, dijo Arias. Ambos procesos durarán varias semanas y se espera que los resultados obtenidos sean favorables para los comerciantes.