Corría  2009 cuando la quebrada Las Delicias, en el corazón de los Cerros Orientales de Bogotá era un foco de contaminación ambiental. Allí, a la par del agua brotaban escombros, basura y olores nauseabundos que la alejaron del santuario natural que fue en algún momento.

Para contrarrestar dicha problemática la comunidad de Chapinero, la secretaría de Ambiente, la Alcaldía Local y la ONG Conservación Internacional invirtieron  $1.800 millones en la recuperación del espejo de agua y finalmente en 2013 se logró la recuperación de Las Delicias, una de las 192 quebradas que bañan a la capital del país.

Actualmente Las Delicias se transformó en uno de los principales puntos turísticos de Bogotá gracia a una rica flora donde habitan cerca de 52 especies de árboles y abundante fauna compuesta por 150 variedades de aves (pavas andinas, colibríes colilargas, azulejos, gavilanes, pechirrojos y copetones), y uno que otro cusumbo, comadreja, ardilla, ratón de río, zarigüeya y musaraña.

Sin embargo, la biosfera se encuentra nuevamente en peligro por la contaminación de los turistas que ingresan por sus propios medios, sin alguien que los guíe, generando un impacto ambiental profundo.

De esta manera, para aquellos que deseen recorrer el Distrito Las Delicias la mejor opción será a través de un guía asignado y el servicio de alquiler de carros en Bogota para llegar de la mejor manera al lugar, sin olvidar la ayuda del gps para no perderse en el camino.