La filial de concesiones de Grupo Argos, Odinsa, confirmó su participación en uno de los proyectos más importantes del Caribe colombiano: el nuevo aeropuerto para la ciudad de Cartagena, en el que se  invertirán 600 millones de dólares.

La empresa afirmó que continúa aportando a la conectividad del país y reafirmando su foco estratégico en vías y aeropuertos con su participación en “la estructuración de la iniciativa privada para el diseño, financiación, construcción, operación, explotación comercial y mantenimiento del nuevo aeropuerto de Cartagena; que promoverá el turismo, impulsará la economía y seguirá posicionando al país y a la región Caribe como destino atractivo para el turismo nacional e internacional”.

El nuevo aeropuerto contará con una ubicación estratégica, a tan solo 24 kilómetros del Centro Histórico y con acceso por la Vía del Mar y La Cordialidad. El nuevo aeropuerto contará, en su primera fase, con una pista de 3.100 metros, una terminal de pasajeros, una pista paralela y una plataforma con puentes de embarque y posiciones remotas, entre otras características, que movilizarán a más de nueve millones de pasajeros en su primera fase de construcción, llegando a una capacidad de 20 millones de pasajeros en la fase cinco y con un horizonte de planeación que permitiría alcanzar una capacidad final de más de 30 millones de pasajeros por año.

De esta manera, la conexión aérea será ideal para moverse por la ciudad y combinar con las numerables opciones de alquiler de carros en Cartagena.