Una de las metas de todo viajero es saber aprovechar muy bien el tiempo durante una temporada en el exterior. No es sencillo, sin embardo, con una buena organización, es posible disfrutar, conocer, y regresar con la sensación de haber visto lo mejor de la ciudad visitada.

El primer punto para viajar a Barcelona es conseguir tiquetes baratos, y eso es posible si se los adquiere con bastante antelación a la fecha del viaje que se está programando.

Inclusive, con esa anticipación, se tendrá tiempo de reservar los asientos. Avianca es una excelente opción para ello.

Cuando se llega a destino, lo más recomendable es hacer un gran paseo por la ciudad para ir conociéndola y nada mejor que hacerlo a pie. Visitar los parques y admirar la arquitectura en los edificios es una excelente opción. Recobrar fuerzas en algún restaurante que les guste, saboreando la deliciosa gastronomía local y consultando siempre a los ciudadanos locales sobre los lugares por donde se está pasando. Es el mejor modo de tener una visión amplia de lo que se puede visitar con tranquilidad posteriormente.

Para quienes amen la música, ir a un concierto en el Gran Teatre del Liceu será magnífico, es un lugar que ciertamente merece una visita. En   L’Auditori también se pueden disfrutar conciertos de música clásica, pero también de jazz.

Una visita al Museu Picasso será una grata experiencia para conocer las obras de los primeros años del gran artista. Luego, subir a la montaña Montjuic será un paseo fantástico, ya que desde lo alto se tiene una vista maravillosa. Además allí se encuentran las instalaciones creadas para los Juegos Olímpicos de 1992.

Si se quiere conocer la ciudad a fondo, nada mejor que conocer el Museu d’Historia de Barcelona. Allí está el patrimonio histórico de la ciudad.