Uno de los destinos más bonitos de Colombia, poseedor de playas, parques, museos, restaurantes y una vida nocturna muy especial. Un destino que es sumamente interesante para visitar en cualquier época del año.

Los viajes a Cartagena llevan  al turista a sentirse como atrapado por la historia del lugar, caminando por la ciudad vieja y observando los edificios centenarios, disfrutando las delicias costeras servidas en los restaurantes de la zona y comprar artesanías en las pequeñas tiendas o directamente con los indígenas que venden allí mismo, por la calles.

Comenzar el viaje tomando fotos en la Torre del Reloj, puerta de entrada a la ciudad, muy cerca de la playa, es algo obligatorio. Como lo es conocer el Castillo de San Felipe de Barajas, la mayor construcción realizada por los españoles en América en la época de la conquista, porque desde allí podían divisar al enemigo.

Ver un espectáculo en el Teatro Heredia también es un paseo especial. Antiguamente era una iglesia y ahora es una sala teatral en forma de herradura, una arquitectura italiana con toque caribeño. Un edificio único!

El Museo de Oro es un paseo muy interesante, pues allí está una de las colecciones más grandes, siendo que gran parte de la exposición  está en la cultura Zenú. Hay también  obras en cerámica y joyas.

Los paquetes turísticos son importantes a la hora de planificar el viaje, ya que de ese modo se tendrá tiempo para recorrer también la Plaza de la Aduana, la Plaza San Pedro Claver y la  Plaza de los Coches, todas con sus respectivos encantos y ambientes diferentes.