Parar una temporada en Medellín para hacer un viaje cultural es una excelente opción. Más aún si has resuelto manejarte en auto por la ciudad. En ese caso, empresas como Álamo resuelven la situación para que los visitantes de la ciudad tengan autonomía en sus actividades.

Comenzar, por ejemplo, conociendo la mansión donde Pablo Escobar vivía y donde murió. En una excursión privada, será posible tener una visión profunda sobre el pasado del rey de la cocaína.

Luego, hacer el recorrido artístico de uno de los más famosos artistas colombianos, Fernando Botero. En el Museo de Antioquía está una de las mayores colecciones de pinturas de Botero, y por las calles de Medellín podrán apreciarse muchas esculturas donadas a la ciudad.

Descubrir el sabroso café de Colombia en una visita a Jardín, un recorrido del café colombiano desde Medellín, descubriendo los secretos desde el cafetal hasta la taza. Unn paseo imperdible para quien ama esta bebida.

Recorrer en arte callejero en Medellín es otra actividad interesante, admirando los grafitis por algunos barrios que son pintorescos debido a este tipo de arte.

Conocer el maravilloso Jardín Botánico de Medellín y también hacer un viaje en el telemetro, que va sobre el valle de Medellín es un viaje inolvidable en teleférico!