San Andrés es, sin lugar a dudas, uno de los destinos de playas más lindas de América del Sur, el sueño de muchos viajeros. Poder conocer un mar que tiene siete colores y que, por eso, presenta un espectáculo natural impresionante.

En la Isla de San Andrés es posible dejar el estrés de lado, disfrutando de la naturaleza, el ruido del mar, del viento, el verde de la vegetación… y de la música, porque aquí el reggae y el rondón están presentes a toda hora!

Es que aquí es el paraíso, una isla con enormes riquezas culturales, un pueblo acogedor que habla el creole –mezcla de inglés con español- y que tiene una gastronomía exquisita.

Conseguir paquetes todo incluido para disfrutar este destino espectacular   es una buena opción, ya que de ese modo se tiene todo lo que se necesita a mano. Sin embargo, por otro lado, esa comodidad a veces coarta la posibilidad de conocer plenamente la isla. Pero todo es posible! Como comer el rondón,   el principal plato que está compuesto por carne de pescado y caracol.

Como la época de lluvias en este destino es mínima, cualquier período del año es bueno para visitarlo, aprovechando que la temperatura promedio es de 27°C.

Caminar por la isla es la recomendación más importante: la isla tiene sólo 26 kms de extensión y andar por ella, disfrutando los atardeceres, las calles pintorescas y su gente, es fantástico.

Conocer Johnny Cay es otra opción: un islote próximo a San Andrés que es muy popular, de arenas blancas y un acuario natural, donde es posible hacer snorkel, almorzar en uno de los muchos restaurantes y escuchar reggae.