El Caribe es siempre un destino ideal para pasar una temporada de vacaciones tranquilas en la playa. La Isla de San Andrés es una de las conocidas joyitas del Caribe: a poco más de setecientos quilómetros de Cartagena, es conocida internacionalmente por sus playas que son un verdadero paraíso.

La playa de San Luis, por ejemplo, asombra por su mar de siete colores, localizada en una zona sumamente tranquila, a tan sólo diez minutos del centro. Quienes busquen relajar y olvidarse de las preocupaciones, este es el lugar ideal.

Otra playa muy conocida es el Cayo de Johnny Cay; es la más concurrida, donde viven treinta especies marinas diferentes. Lugar ideal para la práctica de buceo y snorkel.

Spratt Bay es otro lugar fantástico, que cuenta con una calle peatonal con una gran variedad de restaurantes. Allí un paseo en bicicleta es casi obligatorio, no sólo para conocer la región, sino para disfrutar de una forma divertida los atardeceres.

Entre los lugares para hospedarse, el Decameron San Andres es una excelente opción.

La Isla Barú es la otra joyita: un archipiélago de origen coralino. Se localiza a 45 minutos de Cartagena. Allí, la Playa Blanca es la más conocida y concurrida. Sus aguas cálidas para quedarse relajando dentro de ellas es una opción maravillosa. Por allí hay diversos barcitos para beber un trago al caer el sol.

La Playa Puntilla es una de las más bellas. Es privada, sólo tienen acceso los huéspedes del hotel Decameron Baru. Ideal para la práctica de kayak, buceo y remo.