El turismo, un gran motor económico, posee el potencial de conservar la exuberante naturaleza colombiana. Pero, asimismo, de destruirla irremisiblemente.

En estel año 2017 del turismo sustentable, Carlos Vogeler, especialista de la Organización Mundial de Turismo (OMT) y secretario ejecutivo de relaciones con los miembros de esta agencia de las Naciones Unidas (ONU), ha respondido a las siguientes preguntas:

¿Cuál es el significado de  turismo sostenible?

“Cuando decimos ‘turismo sostenible’ no nos referimos solamente en su dimensión medioambiental, sino lo elevamos asimismo a la económica y la social. Implica la posibilidad de poder desarrollar un turismo que deje sostener los recursos para generaciones futuras, así sean naturales o bien culturales, mas asimismo que el reparto económico de la riqueza que produce sea equitativo”.

¿Sus recomendaciones para Colombia en cuanto al ecoturismo?

“Debemos continuar trabajando en el desarrollo, pues este produce riqueza, contribuye a prosperar las condiciones de vida de los pueblos. Nuestra recomendación sería que la administración de los ambientes naturales sea equilibrada y que produzcamos los recursos precisos por medio del turismo para aplicarlos en una administración más eficiente. El turismo, lejos de ser un depredador del medioambiente, puede contribuir a conservar mejor ese ambiente. Para eso es preciso sostener los equilibrios en la administración y las capacidades de carga”.

¿Qué género de infraestructura se hace preciso para el ecoturismo?

“Yo considero que Colombia verdaderamente tiene una infraestructura muy conveniente. Ha hecho unos sacrificios excepcionales para mejorar su oferta, tiene una inventiva de producto y unos servicios que cada vez son mejores y más valorados”.

¿Y que opina sobre el ecoturismo y la hotelería?

“La hotelería responsable es la propia demanda del turista. Si cualquier empresa desea competir exitosamente, debe oír y saber lo que el turista desea. El viajante cada vez es más consciente, y consecuentemente demanda que aquellas empresas que le van a proveer un servicio cumplan una serie de requisitos esenciales de sostenibilidad y protección medioambiental. Eso es una forma de competir. Creo que eso las compañías colombianas lo comprenden realmente bien”.