Pascal Girot, consultor Regional en Cambio Climático para Latinoamérica y el Caribe, declaró que en los parques naturales costarricenses, nación icono del ecoturismo, no existen hoteles en las zona protegidas, tan sólo hay inversión en infraestructura para la señalización y guía de los visitantes.

En la actualidad, Costa Rica es vanguardista en proyectos ecoturísticos consiguiendo resguardar el medio ambiente e igualmente robusteciendo la economía nacional.

La estrategia ha sido construir hoteles que operan en la periferia de los parques naturales pero no en estas zonas protegidas. Adentro solamente operan unos colectivos que se hacen cargo de los guías y de la señalización del sitio para el beneficio de los visitantes.

Girpr afirma que “lo que ha hecho el país es invertir en estos parques, mas es una inversión pública, del Ministerio de Ambiente y en pro de la conservación y es una infraestructura que le deja al turista comprender mejor sobre la biodiversidad, mas en los lindantes es prohibido edificar“.

Con respecto a la presente situación de los parques naturales de Colombia, Girot estima que “hay algunos lineamientos -sobre todo en los parques naturales- por el hecho de que precisan de mayor control y se debe procurar, hasta donde más resulte posible, que la huella de la industria turística no sea conocida pues estos ecosistemas débiles no dejan alteraciones en su entorno“.

De las ciento sesenta y cinco áreas ecológicas protegidas en Costa Rica, sólo cerca de siete reciben visitantes en materia turística, “por causa de las distancias sí, mas asimismo porque comprendemos que no están en la capacidad de recibir personas por su debilidad intrínseca“.

Para Girot el secreto de esta estrategia es conseguir un balance entre la satisfacción del turista a fin de que halle lugares cómodos y seguros “en los que pueda aprender y sentirse a gusto” mas asimismo que no afecten la biodiversidad.