Colombia es un país que despierta la curiosidad del viajero, porque es un país que brinda una gran diversidad de opciones para realizar las más variadas actividades: grandes metrópolis para, por ejemplo, hacer turismo cultural y compras; maravillosas playas caribeñas para nadar en aguas cristalinas y tomar sol; fantásticas montañas cubiertas por intensa vegetación para hacer trekking o una impresionante floresta tropical para disfrutar la naturaleza a pleno.

El pueblo colombiano es muy amable y receptivo, y tiene un cariño y respeto enorme por su herencia histórica. Por lo tanto, vale la pena recorrer el Centro Histórico de su capital, Bogotá, conocer las calles coloniales de Cali, visitar todos los museos posibles, ya que de ese modo será posible aprender y disfrutar la historia y la cultura de ese país, producto de la mezcla de varias etnias.

Justamente esa mezcla de razas ha producido  un pueblo alegre, simpático y siempre con una sonrisa. Acostumbrado a recibir viajeros de todo el mundo, el colombiano está siempre dispuesto a ayudar y colaborar para que la estadía del turista sea lo más agradable, entretenida y amena posible.

La posibilidad de también poder pasar unos días de total relax está en Cartagena: sus playas ofrecen un espectáculo único de arena muy clara y de un mar de azul intenso, ideales para disfrutar el clima veraniego y soleado. ¡Y existen playas para todas las opciones! Aguas mansas, olas un poco más intensas, playas más apartadas o las que son más frecuentadas.

Un motivo también muy importante para viajar a Colombia es la posibilidad de encontrar pasajes a precios muy accesibles, ya que hay compañías que ofrecen diversas promociones. Lo importante es averiguar con suficiente antecedencia a la fecha del viaje, para poder obtener los mejores precios y asientos en el vuelo.

Colombia es, sin lugar a dudas, un país maravilloso para conocer.

Experiencia: Rodrigo Pena, Brasil