maxresdefault

Situada a 700 kilómetros de la costa colombiana, la Isla de San Andrés es la más grande de todas las que forman el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, teniendo una extensión de 26 km2. Desde el año 2012  Colombia tiene su soberanía sobre ella, una isla paradisíaca y famosa por los casamientos que se realizan allí, tanto dentro como fuera del agua.

Muchos viajeros buscan ese destino para poder realizar el gran sueño de un casamiento en un escenario diferente: una playa paradisíaca y cinematográfica. Cualquier extranjero puede casarse allí, basta tener su pasaporte! Además, es un lugar ideal para las compras, porque es una zona libre de impuestos. Productos electrónicos, bebidas y perfumes son los artículos más buscados.

Y aún más: si el casamiento no es la intención del viaje y las compras libres de impuestos no le quitan el sueño, San Andrés igualmente tiene otros encantos, como el de brindar la opción de practicar deportes acuáticos en sus bellísimas playas, dar comida a peces de colores en el famoso balneario La Piscinita, practicar snorkel para disfrutar de cerca la vida marina local o escuchar música reggae en el bar de la playa San Luis, la más famosa de la isla San Andrés por sus pequeñas casas de madera, típicas del Caribe, y la vida  alegre día y noche.

archipielago-de-san-andres

Otra playa espectacular para visitar es Rocky Cay, pero debe pagarse una entrada, pues el acceso es limitado. El encanto de esa zona es el barco naufragado que se encuentra muy próximo a la costa. Los turistas suelen entrar a la playa y caminar hasta llegar cerca del barco y tomar fotografías espectaculares.

Volver a casa con trenzas diferentes en el cabello es posible: en la playa Path Way, situada frente a la calzada donde se encuentran los locales más lujosos de la ciudad, trabajan las simpáticas isleñas, transformando las cabelleras de los turistas, mientras todos disfrutan el cambio de colores de las aguas del mar, que van variando desde el azul muy claro hasta el azul intensamente oscuro.

Finalmente, antes de despedirse de San Andrés, es obligatorio visitar la Iglesia Batista que, fundada en el año 1847, proporciona desde el mirador donde está la campana de la iglesia, una inolvidable vista panorámica de la isla.